The lesson

Antes de morir, un guerrero oriental, que se había convertido
extrañamente en la verguenza de los suyos dijo- dijo:
Amigos y enemigos, no les dejo nada, o quizá les dejo todo,
a mis nietos les heredo incontables noches de historias sobre derrotas
y victorias,
Y cuando deje mi piel, tomen de ella el mapa que han tejido
las heridas del campo de batalla,
y a las madres de la tribu, solo les pido que guarden para los más
pequeños este consejo:
La venganza es una soberana pérdida de tiempo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s